Albayzín

El barrio del Albayzín

El Albayzín es una de las señas mayúsculas de la identidad granadina. El barrio está recostado sobre una altiva loma frente a la colina roja de la Alhambra. Sus calles son sinuosas, estrechas y huidizas; sus plazas luminosas, recogidas e íntimas; los palacios, casonas e iglesias rebosan de historia y arte. 

En el Albayzín abundan los cármenes, que son casas con jardín, típicamente granadinas y los torreones mudéjares. Los miradores de San Nicolás San Cristóbal ofrecen magníficas vistas de Granada y la Alhambra. Aún se conservan restos de mezquitas, alminares, aljibes hispano-musulmanes y sobretodo un regusto muy andalusí y un sabor a vida cotidiana, bulliciosa y alegre.

Y las plazas de Porras, del Cristo de las Azucenas y de San Miguel Bajo transportan al visitante través de la nostalgia de una época, ya muy lejana en el tiempo.

El Albaicín fue Corte de los monarcas Ziríes en el siglo XI y, se considera el último reducto árabe antes de ser expulsados totalmente de Granada.

Hoy en día el Albaicín es un barrio residencial de la ciudad desde el que se divisa la Alhambra, en el que todavía quedan restos de la muralla árabe así como de las diferentes puertas como la Puerta Elvira o algún Palacete almohade.